Papa Francisco, con dolor y consternación tras el asesinato de sacerdotes jesuitas

"La violencia no resuelve los problemas, sino que aumenta el sufrimiento innecesario", fueron las palabras que el Papa Francisco dirigió este miércoles a la comunidad católica, luego del asesinato de dos sacerdotes jesuitas en la iglesia de Cerocahui, en Chihuahua.

Tras la audiencia general celebrada en la Santa Sede, el Papa se dijo "cerca, con afecto y oración, de la comunidad católica afectada por esta tragedia".

 

Asimismo, expresó su dolor y consternación no sólo por el asesinato de los sacerdotes Javier Campos y Joaquín Mora, sino por todas las personas asesinadas en México.

 

"Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en México, anteayer, de dos religiosos, mis hermanos jesuitas, y un laico. Tantos asesinatos en México", dijo el pontífice.

 

La tarde de este martes tanto la comunidad católica como organizaciones civiles condenaron el asesinato de los clérigos y el guía de turistas Pedro Eliodoro, quienes perdieron la vida a manos de un hombre armado que persiguió al trabajador turístico hasta la iglesia de Cerocahui, enclavada en la Sierra Tarahumara de Chihuahua.

La Conferencia del Episcopado Mexicano externó que “con profundo dolor e indignación se unen en oración con la Compañía de Jesús por el lamentable homicidio de dos de sus sacerdotes", al tiempo que condenó esta tragedia y exigió "una pronta investigación y seguridad para la comunidad y todos los sacerdotes del país”.

Asimismo, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó el asesinato y solicitó a las autoridades llevar a cabo una investigación efectiva y exhaustiva de estos asesinatos.

De acuerdo con la información que se tiene hasta el momento, Pedro Eliodoro habría llegado hasta la iglesia de Cerocahui para pedir refugio, ya que un hombre armado, identificado como José Noriel "El Chueco", lo perseguía.

Éste último habría asesinado al guía turístico y a los sacerdotes por haberle dado refugio. Posteriormente los cuerpos fueron sustraídos de la parroquia su paradero sigue siendo desconocido.

En este sentido, la Compañía de Jesús exigió "la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armada".

 

 

INFORMACION DE EL SOL DE MEXICO

Noticias Populares